miércoles, 30 de diciembre de 2009

Neutro

positivo y negativo
no pienses tanto
en lo que la corriente tal vez espere de vos.
Todo fluye
como estas palabras de papel
Todo conectado con un fin,
sólo inútil
lo que nuestras costumbres suelen inventar.

Alguna gente espera,
no pienses tanto
todo fluye.
La corriente no espera de vos resistencia,
ni sumisión.

No te hundas,
no quieras sobresalir,
será un segundo el que te sostendrás.

Hay muchas y muchos
que hacen las cosas por un mundo mejor
cada día,
cada pequeña cosa,
tal vez no tienen tiempo
de publicitarse, o hacer promesas.

Siempre habrá alguien que te quiera.
Si no salís de tu pena
no lo podrás comprender.

No pienses tanto,
podemos elegir,
Hazlo antes de que
algo te ate y te lleve
a donde no querés ir.

Todo conectado con un fin,
sólo inútil
lo que nuestras costumbres suelen inventar.
Todo fluye,
no pienses tanto...


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009)

lunes, 28 de diciembre de 2009

Buscando la razón

Rincones oscuros
Donde no llega la luz
Negros,
como el lápiz que tanto tardo en encontrar
dejo de lado los motivos por los que no pude darte el corazón,
quedó ahí
en una vereda en que nos dejamos de ver.
Donde religiosamente pasará el basurero
a las once y diez

No sé que hora es ahora,
empieza sonar un bandoneón
arranco un vino.

Destapo otro poema
que hablará de vos
sin motivo,
para nada
para sonreír apenas
mientras te vas raspando con la vida.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009)

sábado, 26 de diciembre de 2009

Gente

Hay gente

que simplemente

no tiene

nada què hacer

entonces dedica

su 'maravilloso' tiempo

a escudriñar

en lo ajeno.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Embrujo de Sol

Algo seca está sonando la guitarra.
¿Se empareja a tu voz o será el tiempo?

Tiempo de irse quedando o irse.
Llega el verano,
diciembre que le baja la bandera.
A nadie le importó tanto tal parece
como a las mariposas y a los pájaros,
y a mi voz seca,
que no alcanza a hablarte de lo que un corazón siente
cuando se han callado las guitarras.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009)

lunes, 21 de diciembre de 2009

Volando sin instrumental

Pop, charly, tango, rocanrol
La muñeca golpea con la misma cadencia
la cuerdas de nuevo y de nuevo
generalmente estoy cansado de ser yo
hasta que me olvido.
sin perdón de dios o la conciencia
hay días en que caigo en cuenta
de que me olvido
y es como acordarme de nuevo de todo.

cambio notas, pero esta siempre el esquema,
la cadencia, la canción rota
que no me acuerdo de olvidarme allá a fondo
de cada supuesta nueva melodía.

Nadie escucha,
nada sirve para nada,
canción dada o aprendida
la cabeza calesita pasa por el mismo ángulo de otro vuelta más
torno al eje estático

hay días en que caigo en cuenta
de que me olvido
y es como acordarme de nuevo de todo.
pop, charly, tango, mambo, rocanrol,
giros y contra giros
perdón por ser otra vez yo:

el que te necesita.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009)

viernes, 18 de diciembre de 2009

Ya no más azúcar en los labios
el destino ha tornado errante.
Sol de tu mirar,
poniente de las penas.
Hoy parece todo este anochecer
y el futuro será otra vez
buscar caminos en la niebla.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Barrio de casitas bajas
calle de pasar ligero
Allá en los despachos
Habían acordado lo que acordaron
pero no se acordaron de acordarse.

No vaya creer que es mala voluntad,
es mala suerte.
Como si se hubiesen roto setenta veces siete espejos.

Uno ya no es cándido,
pero duele
como si estuviesen hay tiradas en pedazos las promesas
y uno tuviese que pasar descalzo
por los callejones.

Barrio de casitas bajas
calle de pasar ligero,
zanjón de mierda que desune,
zanjón de intereses oscuros.
Atrás de ranchos color tiempo
postergados por lo urgente
están las vidas ignoradas,
las sonrisas de los pibes
y el milagro que las teje.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009)

viernes, 11 de diciembre de 2009

Vos entrás (mientras sueño una salida de emergencia)

Agua estancada
¿cómo puede durar tanto?
Silencio de blanca,
ni un grillo en la noche.

Me acaricia los ojos la neblina
la Luna se resbala;
lo que creí enterrado se vuelve Luz mala.
Ruido a costal de huesos que cae,
no va a correr quien no tiene porque, ni a dónde.

Agua estancada que sangra en mi voluntad de ser,
agua que no consigue volver al mar,
pero tanto va el cántaro a la fuente que...


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2009

Luz mala: Antigua creencia o mito del campo.

martes, 8 de diciembre de 2009

Soy de la esquina

Ebrio de ganas
tambaleo en el sentido,
piso en falso y casi caigo.
La escritura es un pasillo largo
sobre la cubierta de un barco
que se hunde y aflora.

Me anoté en un márgen averiguar que es un pronombre
cuando pase esta tormenta.
Me invitaron a subir a bordo,
pero olvidaron darme el salvavidas.
Voy cruzando entre las olas,
rengo de saber,
voy por las palabras
dando tumbos.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, noviembre de 2009)

sábado, 5 de diciembre de 2009

Florecer de nuevo

Cimientos,
muela cariada
herida profunda en la tierra
la sangrante encía de una voz ya rota.

Neblina gris, hedor de mataderos,
bostezo sin apuro
de una ciudad que apesta odio.

Me parieron acá, en alguna esquina
en una sociedad
que le pasa el plumero a los escombros
sin alegría,
sin raíces,
sin sexo


no mires,
no hables,
no pienses.

Nos encargaron construir
nuestro propio mausoleo
y en esa porfía se nos va rajando el cuero.

Rumbo malhabido,
pero estan volviendo
los que detrás mío vienen,
somos tal vez el último eslabón débil.
Somos los últimos de la hilera
demacrada y sola.

Ilusión por desarraigo,
sueños, por seguir vivos
fatiga, por esquivar el abrazo miserable,
ese era el trueque.

Escupidos y vilipendiados
por nuestra propia sangre que nos niega,
hemos luchado para no ser absorbidos por el muro.
nuestras fuerzas ya están minadas,
pero nuestro rostro temprano en arrugas
se empecina en sonreír.
Ya no más pájaro asustado.

Nuestros hijos
serán más libres.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, noviembre de 2009)

jueves, 3 de diciembre de 2009

Me voy al mazo

algo se puede inventar,
pero mayormente un da de lo que recibe.
Mano con tres figuras,
los reyes de siempre,
seguir se podría,
pero habría que mentirte demasiado...

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, enero de 2009)

martes, 1 de diciembre de 2009

Tren Fantasma

tren del nuevo pensamiento,
un solo aviso de partida
un solo riel,
un solo sentido.

Fue tonto subir aquí sin ser bienvenidos,
trepar a estos hierros duros
sin querer del todo asirse.

Nuestra estampa desentonaba,
nuestra voz simple nos delató.
Por no tener boleto,
fuimos a dar en movimiento contra el suelo.

Castigar es la consigna a quien piensa distinto,
otro leño más la caldera, la presión sube,
el viaje avanza por los duros rieles de este tiempo.

Caen por miles los que no han podido sujetarse,
los que desinteresadamente o ignorantes
se pusieron al final de la fila.
Los sin mala intención ni discurso doble.

Casi nadie, pese a lo que se diga,
se arriesga a darles una mano.
Muchos,
han reservado con previsión su asiento
entre los escasos disponibles
y se aferran a ellos con uñas y dientes.

Le han dado licencia al guarda para correr a los parias.
“Desháganse de ellos como mejor les parezca,
su suerte no nos interesa”
y el tren acelera,
y caen miles,
y así va de destartalada esta democracia.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

domingo, 29 de noviembre de 2009

Tiempo de descuento

Tarde de cielo sin flechas,
corra un riesgo:
seguir, y para dónde.

Tiempo irreversible,
viento con sentido quiere hacer dos cuadras más allá.
Todo a contramano va
arrastrado y dando tumbos.
Todo girando sin comprender,
todo, todo,
incluso tu desdén,
y mi instinto por seguir.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

viernes, 27 de noviembre de 2009

Cuadros dentro de cuadros

debemos reconocer la efectividad fría de su pulso firme,
ellos saben pintar colores en formas que nos duelan.
reconocer, para no unirnos a ella en esta trama.
Es que de tanto verla pasar, desde cierto ángulo,
la vida tal vez parezca una miniserie,
donde los supuestos héroes terminan no siendo tan valientes.
Una filmación,
con la salvedad que los que mueren en este capítulo 9 (enfocados o no)
no resucitarán para el próximo episodio
como intentan que alegremente pensemos.

Ficciones que se nos van armando y desarmando,
y armando...

Por no pensar desde un principio en hacer bien las cosas,
el final queda librado bastante al azar,
y el argumento termina siendo secundario
los directores reciben el subsidio y el repudio,
porque la mayoría de los actores
son víctimas del mal reparto.

Se encienden furiosos reflectores,
se subrayan sin fin y repiten ciertos diálogos e ideas hasta el hartazgo.

la repetición graba,
la repetición diluye,
la repetición impone
la repetición derrota a la larga a la generación de ideas.
instala otras dictadas.

Se reemplaza a la falta de fe en lo que se hace por costumbres.
Se le da a ciertos hombres importancia y demasiado poder,
se le da a buscar aciertos,
poca importancia...
y eso tan sólo conduce a un mal desenlace

Adormecidos vamos sin notarlo
cubiertos por un estandarte,
nos recostamos a ver en el informativo,
a que nos cuenten lo que pasa.

Mala noticia tras otra
nuestra voluntad vamos rindiendo.
Las antenas de la pálida
transmiten las veinticuatro horas en cadena.

Pueblo cantor,
en silencio nos negamos.
Garganta salitre donde la pobreza humana en gestos hecha raíz,
en silencio nacemos y morimos,
Tarde vamos por los caminos,
Perdidos,
con temor por todo.
Las lechuzas de mal agüero en burla nos chistan,
pero aún estamos a tiempo de alzar la voz de nuevo.

Por ahora,
frente a una imagen prefabricada y ajena que nos desmiente
vamos volcando nuestro sentires hacia dentro,
ahogando al pecho en sonora catarata.

Pueblo cantor,
El silencio te deshereda.
La televisión se ríe de nuestra forma de ser,
uno va con vergüenza de mostrar su simpleza.
A otro le dimos el control,
y nos cansamos de ver cuadros dentro de cuadros

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)
(Porque se saque el mejor provecho posible a esta nueva ley de radioteledifusión. No porque uno a esta altura todavía crea en la ley, sino más bien, porque les tocó y espero que les toque otra vez más perder a esos que nos ganan siempre.)

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Poema justo como para envolver media docena de huevos

mentalidad elitista,
se ha ido desperdigando por el orbe,
tengo la impresión, que antes no se pensaba tanto así,
antes, creo, se pensaba más.

Antes de este reinado de lo inmediato,
del beneficio medido al instante.
De la algarabía constante para unos no tantos,
de la exclusión para unos no tan pocos.

De extremo a extremo se esparce la creencia extraña
del reemplazo de la naturaleza,
por la voluntad de algunos hombres
incorporados a corporaciones poderosas.

Tengo la impresión...
y la leve marca en la piel de los que este tiempo
ha decretado perdedores.
Se me pide que acepte, sutilmente.
Algunos firman sin mirar la sentencia que los cuenta entre el dictamen.
Antes,
creo, se pensaba más, che...
Antes de sumarse al carnaval de ratas,
antes de acompañar alegremente al flautista hacia el barranco.

Mentalidad elitista,
etiqueta premium que se intenta pegarle a cada simple cosa.
Carente de certificación de calidad,
y tal vez con algunas ces por eses,
declaro en este acto este poema choto y para nada conveniente.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

lunes, 23 de noviembre de 2009

Virtud de no tener virtudes

Te prefiero así, salvaje y loco
caminando por el costado del mundo
Opiniones y creencias
en las que a veces yo también me hago cardúmen
el humano y su animal gregario.

A pesar de las montañas de libros,
de los claustros alejados del vulgo.
De los tratados,
de los eventos plurifacéticos
de los manifiestos y decretos
de las sueltas de palomas
de los preservativos subsidiados.

A pesar o a causa
de la metralla de buenas intenciones que no encuentran el orificio de salida
y se gangrenan de bondad en cuerpos ajenos.
A pesar de los empréstitos no reembolsables,
de los organismos antagónicos que te dan generosamente a beber la sangre
que brota del tajo que te hicieron medio metro más abajo.
A pesar, sigo,
de los que dicen "hasta el final" justo metros antes de bajarse.
De la onda preocupación por guardar al ser humano en formol,
por poner a la instrucción pública en un altar.
De llamarle cultura a este (para mí) montón de nada.

De proteger la democracia dándole con un palo al o los que no acatan las indicaciones.
De ir cortando flores para alimentar colmenas enteras de zánganos.
Encarcelando padres para asegurarse futuros delincuentes.

A pesar de esta red que gira frenética sobre si misma
donde puedo decir lo que quiero,
a pesar de todo eso,
de tanta flema,
y tanta decencia.
De tanto saber lo que hay que hacer y decirlo
aún no he visto un solo juez que se inculpe a si mismo
ni un banquero durmiendo en una banca,
ni un iluminado que vaya al cielo sin escalas
ni un poeta que haga(mos) explotar una rosa
ni un farol piadoso
que se trague las sombras.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre 2009)

sábado, 21 de noviembre de 2009

venían en tres navíos

Ruta de las especias,
vulgar comercio donde la desgracia es la otra cara de la moneda,
tan sólo un efecto colateral del dios progreso.

Rincón de olvido en que el mundo arroja todo.
Quedó la voluntad que quiso ser y algunos razgos,
perduran los lugares y los nombres.

el mar...
el mar inmenso torna río.
orillas donde estar no quisieras
la conquista, palabra dura
nadie quiere perder, odiar,
nadie quiere ser trofeo.
pero el cielo es cada vez más estrecho
y aunque se agache
no consigue tocarte.

más te valdría la estampida
la cicatriz es lo que viene
pero la suerte quiso
y te has puesto entre la espesura inmóvil
a mirar el mástil de tres naves
a las que tu lengua aún no ha puesto nombre.

Miran fijo,
trajinan desde lejos.
Traen creencias, pestes y cansancio.

Cuando desciendan veran lo grande de tu figura
tu bravura,
tu instinto.
Los rechazarás, si,
pero volverán por miles
porque esta es la vida y la muerte
y la vida.
Porque es circular el mundo
que luego alguien dirá que es para todos.

Volverán, si,
para manchar otra página con esa palabra
que no deja márgen a la inocencia.

La conquista, palabra dura...
vendrán y vendrán hasta lograrlo.
porque la ambición
no sabe de escollos en su viaje
y tu existencia
esta justo en su camino.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

jueves, 19 de noviembre de 2009

Los asesinos nunca amagan

Inmensa varita mágica,
jaulas convertidas en ciudades
no hay más nada en que confíe
todo es esto en que voy.

Soy un ser común envuelto especial
barrancas y cumbres a las que tus pasos asoman,
cosas que esta sociedad jura que empareja.

Dejenme aqui en mi ruta
ni a contramano
ni a favor
así nada alcanzo
así nada se me escapa
nada que yo necesite

todo vil y provisorio
la ley se encarga.
asi es como todo es intemperie
así, también admito,
es como no supe armarme un refugio

Voy a descubierto,
así como la juventud acorralada
va enredada en cables y adelantos
subiéndose sin querer a un pedestal
del que sin cesar te arrojan.

Asi es como te desarman y te quiebran
Así.
Asi de fácil y complejo.

Lo que te impulsa es lo que te asfixia
contra calculadas, legales paredes.
Lo verás tarde quizas,
el espacio no abunda.
Pensarás que es una broma,
una suerte de cámara oculta.
Una desgracia que terminará en risa como casi siempre.
Pero no olvides que a la hora de la verdad
los asesinos nunca amagan.

Intenta no sumarte a su carnada,
antes,
después...
solo hay lamentos

Así como tan solo el error
evidencia lo que era acierto,
asi como la experiencia se desecha en la vejez abandonada.
Así siempre,
entre la mentira de lo urgente todo llega tarde.

Mi grito bate el aire más lento que las luces que encandilan.
Soy como esos cascarudos danzado hipnotizados en los faroles,
la mañana me encotrará arrastrando mi fracaso.

Soy otro ser común envuelto especial
Déjenme aqui en mi ruta
ni a contramano
ni a favor
Admito:
no supe armarme refugio entre toda esta intemperie.

Ahora todo vil y provisorio
la ley se encarga.
Voy a descubierto,
ya no sé lo que es verdad ni lo que es trampa,
apenas a no sumarme a la carnada
apenas lo que pueden estos brazos
que me sujetan a tu lado en este viaje en picada demente
hacia la total destrucción.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)
(Título extraído de un tema de Los Caballeros de la Quema, supongo de autoría de Iván Noble)

martes, 17 de noviembre de 2009

la guitarra que perdiera

suerte zurda,
historia nomás,
cosas que pasan.
Desgracia como las que a cualquier gaucho le acontece.
¿Era invierno o era verano aquella esquina?,
el calor venía de adentro
quien sabe quien antes de perderla yo
me la encontrarara...

Y al buen entendedor pocas palabras
y a la guitarra aquella el mejor de los deseos.

Rezo por su descanso.
Que de lujuría de cinturas con uñas marcadas,
de salvajes guitarreros de pocas notas y vinos tupidos el creador proteja.
Asi sea.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2006)

domingo, 15 de noviembre de 2009

Y voy...

Flor colorada de la plaza de Retiro,
te ví entre mis papeles,
ventanilla mugrienta de por medio,
desde el colectivo.

Giraba este en torno a la plaza,
dándome distintos ángulos de tu belleza.
Tú estás ahí,
yo andando.
Y nadie arranca a nadie,
y ninguno encima de ninguno,

Asi todo el tiempo y todo cosa debería.
Pero el hombre hace diferencia.
y se preocupa de que se sepa que ha comprado
lo que no tiene el vecino todavía.

¿Qué más bello que aquella flor colorada que yo veía?,
Y nadie me cobró nada.
Ellá sigue ahí, en la imágen evocada
y yo andando.

Y nadie arranca a nadie.
y ninguno encima de ninguno.
Asi todo el tiempo y toda y cada cosa
y todo y cada ser debería
con su mejor color vestirse
hasta distraído "entrar a la muerte
como en una fiesta".

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2006)

viernes, 13 de noviembre de 2009

Milonga sin nombre

Camino que nunca más he de tener
Mi corazón y mis sueños los tengo en un atillo
que voy llevando en mi gitaneada.

Un punteo de guitarra tranquilo
de alguien que la haga casi hablar al tocarla
quisiera me acompañe en mi camino.
Matear al amanecer y por las noches.
Saber que estás feliz, de almuerzo y cena.

En la ventanilla del futuro
recibir la sonrisa de un niño como paga,
y quedarme con un vuelto de estrella
para contarle mis sueños mientras duermo.

Dame salud,
para ver todo esto y me daré por satisfecho.
Por ahor voy tranqueando nuestro mundo
con una mirada de tierra
que no ve más allá de mis sueños.
Voy
con unos pies que doliendo
me avisan que viene lluvia.

Y que llueva nomás todo lo que quiera,
estoy calentando el agua para el mate
bajo un alero de estrellas.
Mi corazón y mis sueños los tengo en un atillo,
el camino: adelante.

Dejame ahora que te cuente ciertas cosas,
que desfine estrofas de una milongas sin nombre,
dejame che,
que mañana sigo andando mi cansancio.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2006)

jueves, 12 de noviembre de 2009

Dentro de la gente

La llovizna deja un poco de barro en las veredas.
Dentro de la gente una melodía.
Pocos se animan a tocarla por miedo a ser tomados por tontos.
Yo,
tan sólo acordes.
Una frustración.
Una vergüenza.
Dificlmente pueda explicarlo.

Simplemente se acostumbra uno al amago hacerse el rengo,
Como perro que lo han cascoteado.
Se habitúa a dar menos de lo que puede.
A desconfiar y ser mezquino.

Pero dentro de la gente, escondida una melodía...
Como una isla en medio del mar,
hasta que al fin crucemos la distancia...

Por ahora en silencio va todo,
agazapado,
como a la espera.
Como la esquiva sonrisa de una madre severa.
hermosa,
acogedora,
desconocida.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, diciembre de 2006)

martes, 10 de noviembre de 2009

y qué?

Escucho
tantas cuerdas pulsadas
a un ritmo inadecuado.

Imagino
una canción
diferente.

Asumo
que no será del gusto
de la mayoría.



Ciertamente
me tiene sin cuidado.






lunes, 9 de noviembre de 2009

Allegro

Soy como agua de lluvia
que no alcanza a caerse
No puedo dormir,
tengo las hojas que no se me callan.
Acá va una pequeña canción,
espero al menos que te haga sentir bien

Arquitecto de esperanzas,
torres de ilusiones
balcones de asombro
en herrumbre de techos
anda la Luna descalza.

Sinfonía,
la más ensayada de todas,
escucha al viento como la trae.
Sinfonía rara,
la que debe meterse bajo tu piel
para soportar el frío.

Flautín sudeste,
esta vez, o nunca.
Violines se desviven dispuestos en hilera.
Es el final del verano

y los grillos lo saben.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, abril de 2009)
A todos esos locos que componen música.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Rechiflao´ en mi tristeza

Siete y algo,
la boca de la estación vomita gente que se agolpa,
espera cruzar la calle,
parece una tropa de guerra.
No alcanzo a ver el estandarte,
tal vez sea de coidicia.

Nadie parece querer perder
lo que no se sabe si se tiene.
Nadie quiere ponerse tonto y viejo,
y sin embargo,
todo ese tiempo que perdemos en componer lo que rompemos sin cuidado.

Pienso que nadie piensa demasiado.
Pienso que la televisión está encendida demasiado tiempo.
Pienso que los que pensamos,
no lo hacemos bien...
Vivimos en sueños que nos cansamos de soñar,
en ilusiones que se gastan
de tanto volver a usarlas.
Como un sólo par de zapatillas que al fin no lleva lejos.

Siete y algo,
siete y algo,
siete
y algo.

Rehén de calesita,
caballo de madera.
Años pasando por esta esquina
a las siete y algo....

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, Enero de 2009)

sábado, 7 de noviembre de 2009

Lo que me falta para quererte (bien)

ranura conformista,
limosna de la vida
al Sol le da lo mismo salir o no con vos.
te dejé a la vuelta de la esquina de una calle muy larga
nunca lo quise,
debió haber un malentendido
ahora voy pensando en como volver
mientras calles y calles y calles sin solución
pasan detrás del vidrio
mientras avanza un bondi presto

a ninguna parte

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

jueves, 5 de noviembre de 2009

Mientras nodormía

sombra de pájaro
no solamente vuela
resta ardor a esta espera...

palabras dejadas en blanco
no pongas seguro a la puerta
no sueñes cosas que no son para vos
no eches llave.
los dueños del territorio
hablan de sus gastos defensivos
se comunican con apenas gestos
-de desprecio-
si pudiesen,
pondrian dos arqueros,
y la pelota, de paso, de plomo.

Deportivo empate.
Los he visto arreglar y arreglar torneos
para dar la vuelta entera.
Siempre mismo sentido.

No importa si todos muriésemos,
a veces he pensado,
con tal que con lo que se masturban se cumpla.

Los he visto conquistar aplausos
ganarse el respeto de las calles ante el asombro.
Pensaría que todo está perdido
si no hubiese escuchado
decir a un vecino,
un vecino de acá al lado
que "el sur también existe"
y late
en las esquinas, bajo la lluvia,
o detrás de cada puerta

El Poeta del Asfalto (octubre de 2009)

martes, 3 de noviembre de 2009

Un pibe

Caminaba, corría, reía.
me costaba aprender a silbar
y nunca aprendí bien del todo, ¿sabés?
Iba hasta el parque a ver el Sol en la mañanas
a acompañar los grillos con el alma.
Sabía decir no, si,
pero difícil que lo dijera.

Tenía un bondi esperando en cada esquina
un tren para cada travesura
y se oían pasar y pasar los trenes...

Troilo había tocado ya sus últimos acordes,
mi calle estaba toda adoquinada
Buenos Aires -nunca arrepentida- respiraba por sus poros,
rudo ser su peso que colgaba de miles de hombros
a los que me fui sumando.

Yo miraba todo desde mi estatura,
no precisaba de adjetivos
la vida era todo verbo
volvía cansado a la casa, contento,
no tanto como la primavera que sabe que a esperan,
pero volvía...

Tiempos aquellos...
me costaba aprender pero silbaba.

Tiempo de desafinar para crecer,
de ir cruzando puentes....
No comprendí que estaba triste
hasta que leí mi primer verso.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

domingo, 1 de noviembre de 2009

Se acabó el truco

Se acabó el truco
que todo en deseable transformaba,
espejismo y camellos cansados
en el ojo de la tormenta
forzados a seguir viaje
sin tener a donde llegar

desierto del amor imbécil,
Ardides y mentiras

perdido...

estoy perdido
los porotos van todos del otro lado
yo voy apenas pensando en como ganar esta mano
de una partida terrible
con dos cuatros de otro palo
y un siete de oros.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)
Truco: es un juego de naipes donde por costumbre los tantos se cuentan con porotos sobre la mesa.

viernes, 30 de octubre de 2009

Ser de retazos

es un mundo extraño este en que actúo
tengo miedo que este miedo sea eterno,
que este orgullo no se vaya
que los artistas populares intentemos seguirnos pareciendo
a lo que pensamos que la gente piensa que quiere.
Miedo a perder el candor,
porque todo semeja un derrumbe.
Una bola de nieve que rueda cuesta abajo
Un día van a decirnos que debes pagar un impuesto por sonreírme
una tasa por la alegría entre el vaivén.

Mientras tanto vos tocás el bandoneón arriba de este tren
que traslada a miles que no puede pagar el auto,
o quieren huír del tránsito
que trabajan, roban, o juegan a los caballos
y tu sonido toca mi soledad sin saberlo
con su calidez sin ornamento.
Ojalá fuera más despejado todo y pudiera verte entre los cuerpos opacos
y prestarte así toda mi atención.

Remedio que no llega a ser cura,
bailando para no morir, apenas,
remedio al fin.

No sé donde estará la poesía entre todo esto
ojalá se oiga mi aplauso desde el fondo.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

miércoles, 28 de octubre de 2009

ebrio a las 15:20

Medianoche, mediodía
tal vez me haga transparente
y la ciudad no me lleve por delante
hay veces que caigo rendido en cualquier parte
veces que ando con una infundada alegría.
vaiven somnífero
ilusión de tu piel cualquier cuerina de asiento de ómnibus

a los neoliberales les gusta la exclusión social,
el resto simplemente la hacemos
como el amor
o la guerra
o el código contravencional,
o el remedio aproximado para nuestro corazón
financiero
que quiere mostrarse muy solvente en solitario

perdoname, que te deje de nuevo ahora,
me pasé ya de la parada,
de la raya otra vez...,
perdón.

yo venía de un mundo caudriculado en esquemas
y lo tuyo era tanto amor
que no encajaba

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

domingo, 25 de octubre de 2009

Umbilical

mirate tu centro,
vulgar, insoportable
categóricas catedrales
no hay nada que negociar
el fin traerá calma

barro color tiempo
cadalso atemporal
algunos se estrangulan con el cordón al salir
muchos sin enredarse
nacen igual con la condena

gestos cobrizos para volver al Sol
voy a irme por mis medios al infierno que no existe
más que en este mundo en cuotas diarias
Voy a ir a quemarme el disfraz
que la instrucción me colocó.
Porque nada es como se dice
uno apenas se sostiene
patinando sobre el hielo de la inconciencia
en esta urgencia simulada.

El suburbio crece desacompasado
mientras el mundo se desplaza
mientras todos hablan y nadie escucha a nadie.

Rama débil intenta madurar su sueño de amor
entre esta sequía,
se dobla de a poco
intuye que va cayendo.
Ruta falsificada
esperanza al fondo
rienda de duros trabajos,
mano callada

me sostengo en la distancia,
soy el próximo,
el que viene
en un mundo que es exclusión
y pobreza

El Poeta del Asfalto (Lanús octbre de 2009)

viernes, 23 de octubre de 2009

Tiempos débiles
corchea sola
resistencia a este intento monocorde,
recurso
vapor de silbido
cuerda vibrando
agudo insoportable

una estrofa entera se desmiente
una voz entra en la hondura
donde nadie hace pie
tensión al límite
riesgo que enciende fronteras
límite explícito
regreso, regreso irremediable

anda llorando de amor un bandoneón
un silencio a disposición de lo que sigue
puente breve entre precipicios
acorde disonante abriendo puertas
para volver al Sol

EL Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

"Quejas de Bandoneón" (Aníbal "Pichuco" Troilo y orquesta

Quemar el disfraz

Marco violeta de tus ojos
caro tiempo
sangre lo que gratis se brinda
intentás un modo de negociar con tus miedos
pero ellos no amagan siquiera con soltar el nudo
puerta sujetada por su marco
tan solo un breve viaje
para volver sin más a cerrarse

sentimientos impacientes, sediciosos, cortando caminos.
Vos podés ir y venir a placer
yo no tengo nada hermoso que mostrar
apenas intento cortar el último hilo que me sostiene
pero la linea torna en círculo,
un punto persigue a otro sin fin
y yo estoy dentro
harto ya de girar

El Poeta del Asfalto

José Larralde y mate, una vieja costumbre

miércoles, 21 de octubre de 2009

Mirada bien pavimentada

en la catarata informativa
mucho vapor y espuma
y todo luego parece
que desaparece

Me parece que no es buena tu apuesta
la publicidad invita a una vida quieta que sirve
¿qué sirve?
de todo esto,
de todo este espejismo próspero
de este cemento y vidrio y fierro apilado
de esta autopista en que no podés doblar,
ni siquiera mirar a los costados

ruleta escondida
casillero color de espera
va bajando la pila de los dias
cemento y vidrio y fierro apilado
tu sueño fue cambiando de color hasta acercarse a negro,
la verdad que no te entiendo

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

lunes, 19 de octubre de 2009

informaçao

los bonos: la mejor inversión del mes
un recién nacido arrojado al basural
setenta detenidos
3.000 kilos de marihuana
la cerveza no engordaría

Tomá rápido ese trago,
Si el hielo se derrite subirá el mar
será dificil que la orilla no se corra de donde está
¿cuál será el próximo futuro que nos inventaremos?
¿cuál el giro que dará el lobo
para parecer nuestro amigo?

mi viejo me decía
que había gente confiable y peligrosa
como si la gente no cambiase
no pudiese cambiar
como si uno fuese un cometa que va y va sin remedio en el espacio
un Papa Noel que debe mantenerse gordo,
no tener vida
ver la fiesta de afuera,
y cagarse de calor dentro del traje una vez al año
por bondades de estas latitudes y las costumbres

información
¿para qué quiero información que no me sirve?
que no habla de lo quiero
de lo que necesito
no me interesa el juez, ni el abogado,
ni lo que salgan hablando
ellos hablan de la balanza,
pero ellos no complicarían a sus amigos

no son mis amigos
un amigo no te mandaría en cana
a ellos no les importa lo que necesito,
lo que quiero
a ellos no le importa tu esencia, ni la de nada,
sólo que te veas decente
que calces zapatos cosidos a mano por descalzos
sólo que vistas su ropa.

Descansar de lunes a lunes
y que para los demás nunca sea domingo

perdoname este divague,
este ritmo que elijo
siempre desacompasado
es esta tal vez una comparsa contra el miedo
contra la mentira instalada de que
los necesitamos.
Ellos no saben más que lamer la herida por ellos mismos provocada
mentir inocencia.
hacer sangrar
sangrar
y sangrar.



El poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)
perdonen si entre tanto asfalto la poesía se me despistó.

La canción es de Las Manos de Filippi, de su disco "Arriba las manos esto es el estado", yo opino que pedir que legalicen algo es darle justifación a un poder a mi forma de ver ilegítimo. Pero bueno, la canción es de ellos y la puse para ilustrar y por el Cabra.

sábado, 17 de octubre de 2009

La línea fluctúa...



Eppurse muove...

Certo,
y agrego:
Se curva...

los años, o que se yo,
me enseñaron a hurgar en otras dimensiones.
A no jurar jamás,
entre otras desventuras y peripecias
pero yo soy mal alumno y juro,

juro que mi proximo poema
hablará de lo necesario
de incorporarse,
de reincorporarse
de ir hasta la orilla,
hasta el borde
para oir las cañas curvarse
para comprenderse también junco.

De lo fácil que es mantenerse erecto
siempre y cuando no haya viento.

De los "matungos" que la cuelgan del ángulo,
de los goleadores que se tiran al entrar al area
de la bondad,
de las pruebas a las que nos somete la vida
que desnudan de que estamos hechos.
De todas y todos los que podés, y puedo, guardar en mi sentir
de como los amamos a todos a pesar de nuestra fragilidad
y nuestro fugaz oficio de equilibristas.


Eppurse muove,
certo, certo.
Si,
Yira que yira el mondo.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires octubre de 2009 ¿mes de cambios?)

Gracias Victoruca por tu sana locura y el título brindado en tantas consteladas borracheras a través de dias y noches, y tardes

Elegí a Depeche Mode, no sé por qué, creo qeu si me encontrara con ellos no hablaría, no les pedriría que me tradujeran las letras.
Que tocasen , si,
y nada más

domingo, 11 de octubre de 2009

Canto firme por un prisionero

miles de nervios alterados
todo, todo, lo he guardado en mi retina.
Recuerdo a través del ojo
convexo y concavo y complejo.
El oído también atesoró lo suyo.
Tal vez no logre explicarme del todo,

espero comprendas un ser que ha comprendido tarde
su soledad y su desdicha.

Espero sienta, a traves de esta mano,
de la sonrisa de la voluntad,
del sentido de lucha;
Espero adivine acaso
que mi maldad se curva.
Se inclina,si,
ante la rara bondad de su oferta.
Se inclina casi hasta querer tocarte.

¿Puedes sentir ahora?
es el aroma aún de la bestia que venía institivamente en contra al viento
detenerse calma a pasos tuyo,
mirarte a los ojos.
Como se mirarían aquellos seres primarios
cómplices e implicados
frente a la hostilidad de un mundo de bestias.

He comprendido, con pesar y tarde,
que eso puede ser el mundo.
Mi mundo,
tu mundo,
porque no hay uno solo, y no a tantos le importa.
Lo he visto y comprobado aquí, detrás de estos muros,
mas ahora
tal vez rearmarme pueda
apoyado en tu aura.

Nueva oportunidad cada día.
Da la inmensa esfera su acostumbrado giro en el espacio estéril,
y da la llave ese canto que semeja risa;
da en la cerradura tremenda la vuelta entera
la da yse oye en este espacio oscuro,
que casi lloro de la risa.

¡Es la promesa de Sol!,
¡del aire de nuevo!.

Todo, todo, todo
lo he guardado en mi retina.
Todo lo cambio ahora por la nueva posibilidad esta,
aunque gastado el tiempo,
la salud,
la fuerza rota.

Rota, si, al fin,
y río y lloro,
rota,
rota la llave.
Entero el giro en el cilindro duro,
¡libertad!
y es cierto que de piedad también es el mundo.
Atestiguo para que otros también crean,
libertad otra vez,

Recalco:
No recuperé nada,
por vos me permito esta inocencia.
Por vos y más nadie.
En húmedos pasadizos,
el alma toca cosas parecidas a fondos,
pero hay todavía un mundo ahí afuera
una posibilidad.
Tomála si querés como venganza.
Tómala de un modo que te sirva,
a vos
y al resto.

Libertad otra vez
y que venga el viento.
Que acuda furioso,
que yo seré el callado junco
que va aprendiendo a silbar sin ser oído por las tardes.

Ire reclinándome a la vida de nuevo,
curvándome ante su trono allá afuera.
Ya me había olvidado todo esto,
habíase tornado fábula...

Todo, todo, todo.
Todo lo cambio ahora por la nueva posibilidad esta.
Como un músico cambiaría su perdón por un piano en la hora última.
Puedes sentir ahora una posibilidad,
mirar los ojos con inocencia renovada.

Libertad otra vez,
¡qué grande la oferta tuya!
ya se me había tornado fábula todo esto.

Que inmensa tu bondad,
me permite estas lagrimas,
me siento en confidencia íntimamente,
como la oscuridad frotándose ciega
al fondo de los mares.

¡Gracias!, ¡gracias!
recorro tus filosos, intrincados arrecifes;
penetro una vez más a tu callado mundo.
¡Tu mundo!
¡gracias!,
porque no hay no solo.

Hola,
hola,
hola,
hola de nuevo y esta vez definitivo.

Cuentan que aquí
hablan los delfines brincando bajo las olas,
que los labios trafican azúcar,
que los angeles no cuentan sus favores.

¡gracias!,
¡gracias de nuevo!
la conquista de la libertad y tu afecto irán de la mano.
Lo he visto y comprobado aqui detras de estos muro,
tuve tiempo de pensarlo...
precisaba que lo supieras.

¡gracias!, ¡gracias!
todo, todo,lo he guardado en mi retina.
Ahora
siento deseos de volver a verlo en vida.
se expande el pecho para respirar aire puro,
¡Gracias! ¡gracias!
puedo guardar algo a más de ansias.

Que inmenso favor
el tuyo
ya me había olvidado todo esto.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

(para todos los seres sensibles privados de su hmana libertad, y para alguien muy, muy especial)

viernes, 9 de octubre de 2009

Amarillecer

Esta hoja quieta no fotosintetiza
no transforma la luz en nada,
es más,
hasta tuve que pagarla como a casi todo,
aunque es simple carbono muerto y química.

Estas,
y esas tus manos labradoras, artesanas o fabriles, saben lo que pueden
nos transforman en sus transeúntes,
hasta sus esclavos puliendo cristales grises
hechos de nuestros mismos sudores.
Mientras una adoración triunfante al brillo
nos ralea
a la mirada mal paga de los suburbios.

El poeta del asfalto (Buenos Aires, octubre de 2009)

domingo, 4 de octubre de 2009

en las pinzas del ciego relojero

Espejos intentanto encontrar la salida a
laberintos de gente...

Cambiaron el trazado
algo en la piel estalla
mundo de apariencias
por todas partes hallarás brillando lo que difiere a lo necesario.

Carne de reflejos,
todos prescindibles,
inviables,
unos van otros vienen
siempre encontrarás
habitaciones disponibles,
ya sin nadie

ven, ven,
el agua de la fuente conserva mejor el poco calor del día
acurruca tu espalda contra la cintura de granito,
cúbrete del todo con la manta,
que afuera ladra una jauría de invierno atada a vientos.

balada de junio
una de las que mejor me salen,
costumbre de atesorar hojas secas entre dos hojas.
para marcar un poema para el fin de cada tarde

Monedas con Sol en la cara
alcanzan para comprar embrujo
descascaran miseria
entibian pómulos rojizos,

temblor de amanecida
temblor y escarcha
nadie a quien pedir perdón,
olvido de vivir
olvido lento
gargantas secas
prisas del invierno

Yo también tal vez
intento de alguna forma olvidar tu falta
pero es un hueco inmenso
en apariencia incolmable
cabrían allí las tardes que me quedan

calles ya sin nadie,
milagros morosos
finales disponibles

ven, ven
intento tenderte la mano,
más no sé si alcanzaré a tocarte aterido esta balada de junio
de mendigos de siempre con otra cara
de guaridas miserables
y tantos y tantos y tantos dias
y el viento, el viento, y el viento...
raspando tu escarnio, mi fortuna,
me gustaría gastarlo por un minuto a él
por un minuto solo

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)

martes, 29 de septiembre de 2009

Lo vivo

se acaba el día,
perece, también el Sol...
El delgado oxígeno,
los gases inertes,
y lo irrespirable
todo se conjuga para achatar su disco inmenso.

Allá en lo bajo una neblina,
parece envoverlo con tristeza,
pero volverá,
con o sin quien lo mira.

El frío viene,
más no aguardes su llegada.
no hay nada que resguardar
arriesga algo,
desata tus nuncas duros,
antes de perderlo todo.
De alguna manera decirte sueña algo entre la nada.
De alguna manera que no puedo decirte,
porque sigo buscando.

Aligera tus pesares.
No sólo la mente vuela.

Leve fuselaje, para vos este descarte,
te ame un día que no soplaba el viento
soñaba sitios donde la tristeza no pudiese rastrearte
Probablemente no tenías donde ir
ni yo donde llevarte.
Por eso nos perdimos

Abismo y cumbre,
tal las vertientes de las cosas
que el ser humano empareja.
Hay quien dice, o ha dicho,
que las circunstanicas son todo.
A veces pienso que el azar sería más justo
que la mejor de las justicias.

Pero aún perdida todo esperanza,
recupera la noción de que eres lo único imprescindible para tu existencia.
No olvides lo necesario de una tregua,
lo costoso de mantener un rumbo
entre tanta y tanta gratuita inercia.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, septiembre de 2009)

sábado, 26 de septiembre de 2009

Luego, ¿cuándo?

paciencia de piedra
forma de muro
esta parte de la ciudad es una muela cariada
debes respirar esta resignación ácida
el viento quizas se demore.

Pienso:
la señal no está de más.
Somos tal vez peligrosos,
viciados,
inviables
hemos sido sin piedad legislados
juzgados y condenados
en nuestra propia ley
que no nos contemplaba.

Es asi que soñé un poema
para escribir con mi propia sangre en un muro,
pero las calles siguen y siguen
y mi tiempo nunca llega.

Es el asfalto que me gasta, me va deteniendo este cansancio.
Es mi limitado alfabeto un grito sordo,
un páramo desde donde al mirarte me miro
entre lo impagable y el desprecio.

Afuera: el tiempo de este viaje,
lo que se sin querer se pierde
entre la vida y todo eso.

Adentro:
recuerdo que te conocí...
y te atesoro para siempre
Pero nada retorna...
las calles siguen y siguen
y mi instinto y el Sur se duermen
y yo imperdonablemente me olvido de luchar contra mi soledad

y de buscarte...


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, septiembre de 2009)
(de: Lo que piensan las ciudades)

jueves, 24 de septiembre de 2009

uno vive por un tiempo.

agregále un verso más a la nada
el camino áspero despedazó las huellas
dolor recompensado
voy manchando otra vez la hoja
sangrando como me gusta
con mi heroísmo estéril.
Nací por última vez hace ya tiempo
en un lugar con viento, como todos,
donde a algunos los arrastra con su suerte hueca.
Y fui,como todos, fundador de mi propio sueño.
Ningún otro logro atesoro
que el de intentar aprender un nombre por el cual llamarte al juego.
puede pasar un tiempo hasta que lo logre,
no me desanimo.
Un tiempo sin que me oigas,
un tiempo de ires y venires,
un tiempo que estés sin verme,
un tiempo que no me ames,
ni siquiera me odies.
Pero es un tiempo,
como el que uno vive.
Un tiempo nada más,
no desesperes.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, septiembre 2009)

Le primavera esta vez vino al revés...

martes, 22 de septiembre de 2009

Pecado: inocente

El duende inmóvil,
lo contemplo hace semanas,
tal parece ha decidido abandonar de una buena vez el laberinto.
Se borraron sus colores y la gente que antes lo incitaba a bailar,
ahora lo mira como si quisiera quejarse y se da la vuelta.
Se van, pasan, y al volver...sigue allí.
Se sorprenden, como si esperaran que se haga aire.
Pero las hormigas se van encargando de desarmarlo por debajo de su túnica verde.
nada sale de las heridas
ni los gusanos,
se quedan allí dando vueltas
pareciera respirar aún,
expandir y contraer su pequeño pecho,
pero ya verás como pronto todo se derrumba
ya verás que no se puede matar a alguien por un tiempo
sin matarlo.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

"Tengo que aprender a fingir más,
y a no mostrar lo que siento.
Tengo que aprender a fingir más
y a pilotear lo que pienso."

(Babasónicos)

sábado, 19 de septiembre de 2009

A veces vale mentir una esperanza.

Gente que actúa por recompensa
tal vez quieran averiguar si tiene precio mi cabeza
Tal vez crean que canto por algún interés para nada interesante
tal vez por educación me escucharían hasta el final
cuando en el fondo me pidirían sin más que me fuera,
o me manden derecho al muere.

Tal vez confundan,
o no sepan interpretar,
acaso duden si este poema transcurre en el mundo de la producción
si contamina el aire,
si aún respira.
si parte desde, o es parte,
de la colonización del inconciente por alguna fuerza foránea.

Yo no sabría decirle.
Yo tan sólo veo vidas que respiran
en un vagón sin salidas de emergencia
veo muchos pechos
que valdrían menos que la bala.
Veo muchas ganas de que muchos
suelten las riendas de su destino
para volver a arriarlos como a ganado.

Voy en el furgón agachado contra una pared,
llevaba varios viajes pensando,
presintiendo que había algo raro en el aire.
tratando de interpretar,
escuchando el traqueteo de las ruedas sobre los rieles.
De pronto me dí cuenta
que estuvo siempre frente a mis ojos,
y yo no alcanzaba a verlo.

Que pena,
costó tanto volver a hablar,
volver a confiar en la palabra.
Que pena,
que inmensa pena ese instante de descubrimiento...
Eran los vagones repletos,
enteros,
callados.
Era el miedo, otra vez, hecho silencio.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)
"nadie sabe a donde vamos,
pero todos, ya, pagamos el pasaje"(Antü)

martes, 15 de septiembre de 2009

En cada aquel hay un nosotros

prefiero la inseguridad
a la seguridad berreta que da la autocomplacencia
rehuyo del teléfono que permite hacerle la pregunta a otro
antes de pensar por uno una respuesta

De los doctores y sus remedios aprobados y aproximados.
De los acuerdos y cosas que precisan un contrato.
Del televisor que informa con pluralidad
de su intento de espectacularizar transformándote en mero espectador
y dotar al idiota de indignación
vendiéndole así una supuesta dignidad.

Desconfío, digo, también
de los amigos de todos
del que no es nada más que un buen tipo.
No digo que no sea cierto,
digo que no va conmigo.

Del que dice que no tuvo tiempo de darse cuenta
que pasaba a su frente algo tan poco importante como la vida
la suya, o la de otro.
Desconfío hasta de mí si es preciso
prefiero la inseguridad que obliga a mover.
El decimoquinto mal poema de hoy
a la parálisis
de otra hoja en blanco


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio de 2009)

domingo, 13 de septiembre de 2009

Estás a unas leguas de convertirte en mito

El mundo gira,
hasta ahora nada lo ha impedido.
Siempre temiste, sin sustento, ser considerado algo sobre humano.
Alguna vez mentiste alguna esperanza,
pero sabés en el fondo, sos un simple provocador
colgándote y descolgándote burlón
de los voraces engranajes
de la maquina de etiquetar y venderlo todo.
Este tiempo es un secuestrador que nos lleva en el baúl de su pesado coche
no sabe doblar,
no sabe nada de nosotros
le han enseñado que debe matarnos,
y nada más.
Camino tortuoso,
poceado,
nadie oirá tu grito allá al fondo de todo,
no por eso
no lo des.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

jueves, 10 de septiembre de 2009

Se hace de noche


riendas sueltas del destino,
rutas perdidas
se hace camino al andar, dijo alguien que sabía escribir.
Mientras tanmto,
lo que tanto esperé sigue sin llegar...

Vuelta al nido,
Última vuelta de los pájaros
cada cual procura volver a su enramada
y aquí solo intemperie y frío.
el viento en remolinos le baja una bandera de polvo
llegó la lluvia
y yo que descarté mi raíz...

ruta,
ruta perdida
que se arma y se desarma cada noche,
cada vez,
¿dime dónde te encontraré?

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)
(este lo tengo que grabar para que se entienda un poco (¿más?)No sean malos y háganme acordar, porque al negro, hay que correrlo pa´ donde corre)

lunes, 7 de septiembre de 2009

Nada al caer esquiva al suelo

Padre,
padre.
padre...
heredé de tu realidad varias mentiras...
padre,
padre,
padre
No cumplas tan solo con tu trabajo
haz cada día,
algo en apariencia imposible.
Algo rayano al milagro,
pero
padre,
padre,
padre,
somos una herida
al que el mañana le arrastra un carro de sal.
a veces pienso que
ya que estamos en esta postura estúpida de sumisión...
sería mejor morderse los labios
y pensar que lo peor
es que no hubiera nuestra triste figura opuesto algo de fuerza al viento al doblarse.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)
(Dame dos piedras para frotar, para emular al Sol que nos abandonó)

viernes, 4 de septiembre de 2009

Andrómeda



Perdoname...lo desprovisto de esta cara
ya no me quedan de esas sonrisas de cotillón;
se arruga mi corazón de papel crepê.

Intentás arrastrarme a bailar
pero estoy...
como con el tobillo esguinzado,
sabés...
Ni decidido
ni dispuesto a esperar,
como algo desubicado,
esta fiesta no es para mí.
No deseo ser rescatado,
ni morir
no es por mí, ni es por vos,
dejá el cielo en su lugar
justo ahí,
que quiero ver mi galaxia de lejos girar;
aunque te enojés
¿Qué más da?,
creeme que la resignación,
no es algo que gratis te lo dan.
A mí también me jode,
y no es culpa de nadie que mi mundo no sea de aquí,
vos, decí lo quieras,
yo,
no tengo otra que quedarme acá,
solo con todos.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)
(Desde mi asteroide, para Cecilia, para mí (¿se puede?), para tantos y tantas incomprensibles, problemáticos, inconformables, e inconveniente sensibles a esta atmósfera seca.
"Lo que nos mata es la sed, che...")

martes, 1 de septiembre de 2009

Moai (a sueldo)


¡Cuanto frío!
Hace siglos que no nos movemos
hace siglos obedientes:

"Armá la cara
que nos van a escupir con oro".

Pero nada esta vinendo
nada está llegando
las cosas no mejoran ni empeoran
solo cambian de lugar
no me queda más que mirar al viento
como cambia de dirección
con los ojos entreabiertos mientras espero
que se acredite un dinero
en una cuenta que me dijeron han abierto
en un continente lejano que no conozco;
donde dicen que me precisan,
que me estiman,
que vedrán a visitarme,
que me enviaran un relevo
del que ya, acalambrado, estoy dudando...

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)
(Inmensa obra los Moai, espero no se enoejn por haberos utilizado con fines pedagógicos, es más yo aprendí a insoirarme en su caras para afeitarme medio dormido)

sábado, 29 de agosto de 2009

voy a enseñarte a caer (del suelo)



La carretera arde.
Líneas con dirección,
sin sentido
vueltas siempre en redondo
no puede ser que aspires nada más que a esto
no podes creer
no puede ser
pero no necesitas creer, lo que estás viendo cada noche,
lo que estás sintiendo
caer y caer
como fichas de un viaje en el que viajas secuestrado en el baúl
un viaje sin destino conocido,
y que a este paso,
no vas a precisar pagar...

El Poeta del Asfalto (Buenos Aire, agosto 2009)
a que estoy "dedicador" este se lo dedico a Mr. Ash, así nomash, y sin saber porque.

miércoles, 26 de agosto de 2009

Disfrazao´ de gente



Mientras el amor viaja por una ruta lejos,
no puedo evitar intentar caminar
por el campo minado
y estallar
mientras mi compañía parecen ser fantasmas.
Y esto sucede a merced del viento entre cuatro paredes.
No termina más esta guardia desde la trinhcera.
Pómulo marcado
mirada navegando en ojeras
estan mis ojos rotos
esta mi piso gastado
de visitas con insomnio.
Me duele el paladar de tragar saliva,
los tendones de saltar adentro
con la cruz que carga la mitad
y pesa el doble.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosot 2009)

Este es para todos esos medio "chúcaros" que tenemos la personalidad así medio sin teminar. Sin revoque en las paredes, digamos. Y forma parte de una cosa que se me ocurrió agrupar bajo el nombre "Aunque no viajes" y que estoy rumiando, por ahí

domingo, 23 de agosto de 2009

Cuarto

aureola púrpura
vaso de vino vacío,
el quinto quedó atrás
Después del tercero
ya te quedaste sin medalla
ni te acordás de donde venís,
tenés la mitad de un poema,
la mitad del tiempo,
la mitad de la respuesta.
Sumando el techo y el piso,
son seis los muros
Cuarto,
compartido y maloliente.
el de la guitarra desafinada,
sea tal vez el cuerpo más atractivo
pero es muy tarde...,
los vecinos...
Barco que se sueña navegando sin darse cuenta
clavado en un banco de arena,
es la más oscura
la sombra entre las sombras dentro mío.

Inquilinos de una estrella que se apaga,
Cuarto,
dividiendo la mitad que te queda,
es como se llega
a eso que llaman mañana.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, Agosto 2009)

viernes, 21 de agosto de 2009

Marchamos, como todos.


No confío en costumbres
ni en sabidurías que duermen por siglos.
Pero hay un camino por donde quise andar, y no anduve.
No hubo indicación,
no sé donde quedaba.

De la civilización tan sólo me ha tocado.
Sólo el ruido,
el ruido
y el ruido.

La herida no pudo más que supurar,
no pudo soñar o simular que nunca estuvo ahí
Se estrechan los callejones,
se ensancha lo que no supiste entender.
Por más quebrado que esté,
Es obvio que te encuentras mirando desde afuera del vidrio
Como ríen los demás...
Es inútil simular que ese cristal que no endulza
no te está rasgando la piel.

No pudiste comprnedeender
que irías entendiendolo de a poco.
No es tu culpa,
Pero no te detengas a lamentarlo
Porque el tiempo se ha acabado.
el tiempo de esperar
tu tiempo.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

miércoles, 19 de agosto de 2009

Leña verde


Ni quince tenían tal vez,
y ya ardieron
echando un humo olor a plástico en la esquina,
duros de fríos, bajo e Sol de la mañana.

Ellos pasaron de largo la noche y la gente que los mira
consumirse no tan lento armando con una lata vacía
la fumata de los restos.

La cruz les hicieron,
tiene lágrimas negras,
como en un crematorio de esperanzas
echando la humareda más triste
que estos cielos tengan noticias.

Es el futuro acalambrado
con un veneno tan barato que da asco.
Con un rejunte de excusas tan nuestro...
con la inmensa pena del abandono,
con un ardor de razones que sin razón nos matan

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

domingo, 16 de agosto de 2009

Potencial poema bajo la influenza del tamiflú


Mientras los rígidos de siempre
brindan abiertas clases para flexibilizarse
hasta lograr estornudar en su propio ano
a los enseñados a comer de su propia bosta,
Tristes tuertos
invaden el reino de los ciegos
y sin emoción comprueban
que ya quedan pocas cosas que llevarse por delante.
Avanzan en tropel
hasta que se pinchan su ojo bueno con su coronas de lata
y comienzan a toparse las cabezas unos con otros
con gran dolor y tremebundo estruendo.

Ellos soñaban con crear una escuela
donde se enseñe a enseñar a los que no saben aprender.
En decirle a sus súbditos
que ellos no eran así como creían ser.
Soñaban con inventarles caras,
contárselas
y divertirse viéndoles la que ponían.
Pero ahora todo se ha malogrado
en este poema macabro que escapó de mis manos al quebrarse el tubo de ensayo
y que en un parpadeo termino
para sumarme otra vez a la cifra de los ciegos.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto de 2009)

(Alguien sabio dijo que la vida es como un inmenso hospital donde los enfermos están poseídos por el extraño deseo de cambiarse de cama. Vos y yo, que no somos tan sabios, que ya tenemos el quetejedi paspado, tratemos de que no nos sigan acostando al lado de un muñeco multimedia diseñado para encima nuestro cada madrugada.)

viernes, 14 de agosto de 2009

Callejón



Unos cuerpos,
familia, tal vez, durmiendo sobre cartones
una pintada en la pared, con error de ortografía
Un lata de aluminio rota donde alguien habrá fumado
una muerte no tan lenta.

No sé si sabrá ese hueco húmedo bajo la escalera,
o algún simple ladrillo de esta ciudad toda,
de como sale un hombre,un ser humano,
de la tristeza.
De la necesidad de cada cual de su espacio
del veintiuno por ciento de IVA,
de la miseria,
de como va coronando dinastías crueles.
De que una teta en una pantalla es pornografía,
de que un par de zapatillas
puedan costar lo que gana al mes un jubilado,
es simple ley de mercados
oferta y demanda,
relación costo/beneficio,
libre albedrío
democracia.
Normalidad.

De que somos luz,
de que a pesar de lo de adentro y lo de afuera
hay que seguir brillando.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, agosto 2009)

martes, 11 de agosto de 2009

Puntos vacíos



el yuyal ahí al costado
la tarde que se la va desmayando encima.
El cardo ese,
nunca supo donde iban los trenes
apenas siente que no siguen pasando
pero asomado a la mitad del durmiente se sabe intruso.

Se los veía venir, recuerda,
parecían dispuestos a todo en su corredor de fierro.
Se los veía venir, e irse largando humo.
Ahora sólo queda la pupila quieta del acero desnudo
ensayando al cielo un tibio guiño anaranjado

La tarde envía al viento a decir
cualquier argumento gris
para llover.
Ningún oído que atienda,
ninguna voz que oponer.

Alambrado caído,
Soledad,
herrumbre
y nada.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

sábado, 8 de agosto de 2009

Postales de un séptimo día



dos o tres mesas vacías más allá,
la voz del noticiero en el televisor tiene un aire grotesco
el pibe pasa vendiendo unos claveles como sus ojos,
que no dan más.
Va recostándose en su nada,
inclinado por las mesas.
Tal vez quiera consultar:
¿por qué demora tanto la respuesta?
pero por educación como tantos calla.
Yo bajo por vergüenza la mirada
y le veo los pasos torcidos sobre el mosaico gastado
por el paso de los años y la desidia.

Tal vez encuentre un rumbo entre todo este desvarío
así como por milagro.
Tal vez, más tarde,
cada noche cuando se saque los zapatos
miré una estrella y desee preguntarle:
por qué el camino
no pasó por el amor.

El Poeta del Asfalto, Buenos Aires agosto 2009

jueves, 6 de agosto de 2009

párpado de nostalgia



Una canción.
Una canción en la radio.
Una canción en la radio ahora.
El dial estaba allí,
por hacer algo la encendió.

Son cuatro las paredes,
Cuatro los hielos,
cuatro los dedos de altura del amargo Cynar
en el vaso que hace un instante besó.
Cuatro
los tiempos del compás.

Pareciera marcarlos el traqueteo del ventilador.
Ella sentada allí se queda como encantada.
El reflejo del Sol en la pared del edificio de al lado le ilumina lo verde en la mirada.
Tal vez
intenta recordar con quien bailaba aquella vez...
pero el tiempo no retrocede,
más bien avanza.
Y esto ya forma parte de todo cuanto la posterga,
otro poema sin rumbo en que no te digo nada que no supieras al levantarte en la mañana.
Un paisaje común de barrio,
así nomas.
Una muestra más
de como desperdiciar el tiempo.
De tantas y tantas cosas que el mundo nos señala inconvenientes
pero de las que a gente como ella,
o como yo,
nos costaría mucho arrepentirnos.
Nuestro instante diario de ensueño a quienes en lucidez
no hallamos respuesta.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio de 2009)

lunes, 3 de agosto de 2009

P e a r l

A veces
me da miedo
y el vacío
es un enemigo al acecho


algunas sostengo una mirada

una voz

que se hace dueña del instante
-perpetuo-


otras
el dibujo que hace en el aire
se ........ e ...s ....p..... a...... r........ c........... e

y aparece el temor a olvidarla
a no poder continuar
colocando perlas a un collar
que por momentos

parece des-hilvanarse.

domingo, 2 de agosto de 2009

Valor

Recién se levanta.
No se pregunta si será un buen día.
Eso se verá más tarde.

Conecta el enchufe,
la resistencia tardará algo más de un minuto
en calentar el agua para el mate.
Es un pobre inventario el que pueden armar sus ojos a esta hora,
en breve cruzará aquel marco como un sexto de las veces y no tendrá nadie de quien despedirse.

Es como un general al que obligaron a hacer carrera.
El suyo
es un mundo de papel y soldados de plomo.
Todavía se anima a decir que aún sueña con la gloria cada tanto.

Ahora enciende un cigarro,
busca rajaduras en la pared,
tose dos veces.
No le duele lo lento del amanecer invernal.
Él,
esta hecho también de esa sustancia de la que se arma la historia.
No sé porque como tantos se dice (y tal vez sueña) combativo.
Yo lo veo más bien dormitar en su trinchera.
Se despabila algo,
toma un sorbo de amargo y con toda su inconstancia
se queda mirando el horizonte
esperando que la oposición deserte de algún modo.

Espera, diagrama,
sueña,
espera.

Sigue esperando.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio de 2009)

viernes, 31 de julio de 2009

el minotauro que no quería ser

Entre los límites que ahora se me permiten
cambio piedra por corazón sin pedir permiso.
Cambio un sueño que soñaba por algo un poco más real,
no un privilegio,
no un salvoconducto.
Algo entero,
con sus espinas y pasadizos
y terrazas abiertas.

Algo que esté bajo el cielo,
no encima.
Algo en donde pueda cruzarme con vos sin preaviso
y no tenga otra más que ser esto que soy,

y te busca.

miércoles, 29 de julio de 2009

Brillante era

Era de los espejos,
lo correcto no se me parece,
¡jay!
que debo hacer yo que Soy...

¡Era!
¡era!
Era brillante, plateada,
donde lo cierto se ve menos.
¿Qué debo hacer?
yo que no soy lo que se diría hermoso,
yo que no tengo para cortarme alas

yo,
que tengo fuerte las manos
pero no de que sujetarme.
¿Acaso debo arder en el cielo?.
¿Sangrar,
como señal que trae el día?
dime, dime
espejo, espejo.
Espejo
que no se me parece.
Con mirada callada,
con ojos de silencio
yo te estoy oyendo.

El Poeta del Asfato (Buenos Aires, julio de 2009)

domingo, 26 de julio de 2009

Down, down, Jones

inconcencia en blanco,
todo es esta intemperie
donde la conveniencia arroja
una multitud de cifras como dardos.
El mundo gira en ciernes a otro día
son de tinta y papel sus venas
que bombean un desánimo pausado.
Yo lo veo errar sin rumbo
El mundo...
Si tuviera valor aún lo respetaría
Pero como un suicida que no se decide
ni es suicida
ni descansa

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio 2009)

(Advertimos que este poema fue el último calificado como inconveniente por la calificadora de riesgo "Gardel y los guitarristas" antes de no poder pronosticar su propia quiebra)

sábado, 25 de julio de 2009

En el charco del recuerdo

Hay una nube color olvido,
Que llueve y llueve.
Por acá,
por allá.
Va y viene.

Y no siento el viento que la trae.
No entiendo nada.
Sólo veo gotas golpeando
sobre todo lo que has sido.

Aprovecho los domingo para salir a caminar si llueve.
Por que así,
si lloro,
nadie se entera.
Y si grito una furia sujeta,
tal vez me tape un trueno.

Se confunde todo en el aguacero.
Se mezcla en el color de esa nube.
A manotazos,
a ciegas,
intento sacarte de ella.
Y al disiparse la niebla,
no traigo más que heridas

Y no entiendo nada.
Y no tengo más que dudas
Y esta certeza de no saber donde te encuentras.
Y esta frase suelta que apenas cumple con la rima.

Sólo sé lo que veo.
Que cada vez que te recuerdo llueve,
muy a pesar mío.

Y se va tu recuerdo con el agua,
porque el agua no recuerda.
y llueve
y llueve
y llueve.
Y nada contesta a nada.
Y nadie se entera.

Llueve,
y llueve,
y llueve.
Sin respuestas,
sólo malditas gotas
que golpean.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, aprox 2005)
(Para todos los que buscaron,
buscan,
buscarán a un desaparecido.)

martes, 21 de julio de 2009

Hay que buscar más

Lo diarios que tal vez alguien lee dirán
que de alguna manera
financiarán tu próximo coche.
Pero algo se robó lo que creíste inagotable.
Tu juventud,
gota del mismo mar...

Rueda por la pendiente
se confunde su color,
yo la miro adoptando su transfondo por instantes
La contemplo cual lágrima
derramarse hasta el borde la mesa.
juega a que desborda
y girando, busca inútilmente sus alas
mientras cae transparente.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires junio de 2009)

domingo, 19 de julio de 2009

Bordes y contrabordes

Es verdad que no resistiría un somero exámen de eficiencia.
Es verdad que no estoy preparado,
es verdad.

Yo no tengo una antena para transmitir
- en todas direcciones -
- no sé con que sentido -
mi ánimo disconforme.
Disculpe en todo caso;
desde esta ignota línea quería nomás
dejarle mi sentir simplemente
para que tal vez le ayude en reflexiones.

Entiéndase,
yo no me metí con su propiedad privada
hasta que terminó alambrando cuestiones
de las que aún no quiero separarme.

Busque por favor la manera
de que no tenga mi inocencia que pagar peaje hasta en mis sueños.

Es eso todo.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio de 2009)

jueves, 16 de julio de 2009

de la tierra sin mal



"El Sol ilumina,
sucede que das sombra."
Rasgada piel del siencio
el ruido del transito quieras o no quieras
insulto
gozo o desilusión.
y esas moles de cemento
que dibujan algo como un cielo

deseos ajenos vestidos de trueno te gritan tus sueños
averiguan tu paradero
adivinan tu intención
cualquier día de estos
te dicen lo que hacer

"El Sol ilumina,
sucede que das sombra."

Esta es mi pobre explicación,
lo que he logrado saber
Tú,
que vas naciendo,
yo tengo esperanza.
Tal vez logres inventarnos
algún color nuevo
entre tanto mal presagio.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

martes, 14 de julio de 2009

Poema para rezagado

Ya sería un año más viejo
si viviera en Auckland.
Aunque no sé si podría pronunciarlo.
Un año en tan sólo un cuarto de vuelta atrás.

Por ahora...
sigo a 34 grados y monedas del Ecuador,
muy lejos de tu cintura.
Sigo sentado acá mientras el mundo sigue inclinándose sin pausas.

Calle sin sentido
blanco miente la Luna en un farol a mi ojos cansados.
Ruido lejano,
pueda que sea el basurero
pero pareciera tarde.

Materia impenetrable,
pequeña brisa
Niebla esfumada
todo insiste en perderse,
todo se deja llevar
todo.
todo.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, julio de 2009)

lunes, 13 de julio de 2009

Huelga de soles



cansado de tanto inútil ladrillo que se traga la luz,
de tanto sin sentido apilado
juego a desarmar manzanas enteras
para no morder.

diamante negro
prisma de viejas ilusiones
absorbiendo ahora el brillo de todos sus costados.
Debe haber un espacio más amplio...
hay que buscar más,
hay que juntarse a poder verlo...

gasta suelas
un beso de cemento oscuro
marioneta del tiempo
razón deshilachada
me va cansando
ese regalo que nos están cobrando
cada día de rodillas.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

viernes, 10 de julio de 2009

a una vereda que extraña mis pasos



Un trago largo
desordenándolo todo.
Se vació el licor de otra noche
viendo el mundo desde afuera.
Al tope de un largo estandarte
flamea una vez más mi silencio;
ya es otro de los días iguales

Arremangados al trabajo de hacerlo se van.
camisa blanca las nubes,
así se arrugan.
El Sol va trepando otra vez entre los cables
haciendo guiños dorados en los vidrios de mirar al este.

Me dijeron...
que hay una vereda que extraña mis pasos.

Polvo del tiempo,
manos del que no pidió nada
amanece para ojos que miran
el horizonte cercano.
Al barrio
Dios le sigue quedando lejos

¿Quién te enseñó esta forma de ser?
¿este siempre madrugar
al tiempo de vivir?
el silencioso oficio de quien dice la palabra justa.
A afinar la canción,
bien o mal,
de seguir siempre...

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

jueves, 9 de julio de 2009

Deportivo empate

Es de noche
(yo siempre estoy de acuerdo con que sea de noche)
Leo en voz baja un papel tirado en el piso
pegado por la mugre a las baldosas.

Si esto no fuera un poema,
diría que no pasa ni el loro.
Pero soy así de destartalado.
Escribí veintisiete hojas en el wordpad
antes de cerrar sin guardarlo.
Perdí la tarde entera.

Archivé una palabra cierta
adoré cosas mundanas
estrujé una guitarra
y era todo estrofa ya cantada,
todo puentes inservibles

Acepté mi rol de mitad de tabla.
Finalmente tomé un vino
y salí andando
(para cualquier parte)

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires julio de 2009)

lunes, 6 de julio de 2009

Signos de muerte



aunque un dolor te escarbe sin piedad los huesos, recuerda.
la flor se cierra y cae a la tierra de nuevo
esforzandose en recordarlo todo
para reabrirse después.

Hubo un tiempo en que no estabas,
no podías preguntarte si vale o no la pena.
ese tiempo volverá tarde o temprano
pero mientras tanto
todo el mundo es algo.

No olvides:
los dinosuarios,
la juventud
la sirena en las calles nunca encantadoras
la gente de acá, u otra esquina
patrullándose a sí misma en vez de vivir.
Si eso sucede nuevamente
no te endurezcas
abríle la puerta del pecho
que nadie quiere allá afuera cobijar al duende
tal parece

esta,

cada noche

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

sábado, 4 de julio de 2009

¿Qué representará "el otro" para "nosotros"?

Los autos arrancan y frenan,
doblan sin poner la luz de giro.
La gente reclama a viva voz por su derecho,
y no esta mal que así sea.
Meten un papel en una urna,
elige todos los días
A veces pensamos que se elige.

Ellos están ahí dentro.
Siguen ahí adentro.
En día de elecciones,
o en cualquier día.
Son otros pibes,
siempre los mismos ojos.

Sin abogado
ni futuro.
Abandonados a los dientes de la perra suerte,
sin visita.
Siempre la misma temprana condena.
Guardados en institutos de menores,
como los viejos en asilos.
No están en el imaginario,
ni en la promesa del candidato.
No existen.
Casi nadie va a jugar con ellos un rato
al fútbol atrás de los paredones.
Nadie les pregunta como quisieran que fuera su futuro.
Que es el propio nuestro.

Presos.
Sin promesas de mejoría
dónde no se elige la marginación.
Olvidados,
dónde arrumbamos a la sombra
a todo lo que no produce,
lo que nos molesta,
lo débil
simplemente
a que se muera.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, octubre 2007)

jueves, 2 de julio de 2009

Progreso, le dicen




Progreso, le dicen.
no creí vivir para ver que pasara.
Están asfaltando la calle donde crecí...
el ruido de las motoniveladoras,
del taladro,
son como un insulto en la cara;
los gritos de un capataz de tiempo que arrea
todos aquellos recuerdos que se van
sin ni siquiera huellas en el cemento cruel.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, mayo de 2009)

martes, 30 de junio de 2009

a las once menos cuarto

tiene algo de maternal la mañana
después de dar a luz: gira en torno,
como si nos cuidara.

Tomando mate en el puente que cruza las vias
rotos escalones,
rotos trenes
desechos de andar al tranco.
de idas y venidas
de trabajar a lluvia o Sol duro.

Hoy es domingo,
como un séptimo de las veces
ronda algo como un duende de la siesta las calles del barrio
sólo se oye su grito monocorde rebotando en las paredes
y los cascos del caballo del botellero
en el sucio empedrado.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

domingo, 28 de junio de 2009

Por el resto de tus días

la ciudad y su orilla cansada.
las calles sin salida
su tropa tirada
toda de anemia
forzada a seguir viaje.
sus próceres de arena,
sus batallas que finge perder
sus luces siempre invitando
su puerta abierta a un exilio

que da justo adentro.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

miércoles, 24 de junio de 2009

Pagando por un espejismo



Como un monito de organilllero
alguno se reirá de mi pirueta
de mi mueca,
de mi voz algo torpe
y mi espalda ya torcida.

Moneda a moneda se suda,
se juntan y se apilan.
Moneda a moneda caen,
se precipitan,
ruedan hasta casi perderse.
lo invalorable
lo despreciado
lo que confunde
quitan el sueño al tintinear
allá en el fondo de un mismo lodo
todo junto y manoseado.

Escuchá,
escuchá pibe como caen las monedas.
No repitás dos veces los errores.
Miráme.
Mirame cada día,
como pago como un gil,
por un espejismo.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

domingo, 21 de junio de 2009

Garúa



Ningún lugar,
nada más triste que donde llueve sobre el agua.
Tormenta sobre el río
el viento sopla y sopla,
hasta encontrar su tono natural en tus oídos

sos parte de lo busco los domingos...,
¿lo sabías?
la moneda que se acaba
la razón para mi voz
mi intención de decir,
que aquí estoy y quiero estar contigo.

Relámpago sobre el agua
Como en otros tiempos
Todo está listo para ir,
voluntad,
rumbo,
camino,
tus pies.
Todo estás listo conspirando,
Hasta el cielo invernal, que suele enfadarse,
nos brinda con piedad este domingo su más fina lluvia.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

viernes, 19 de junio de 2009

ciento trece escalones
La ciudad por arriba,
parece un hormiguero
cada cual cargando su hoja,
su veneno,
su tarea
su amor,
sus veinte monedas de plata
Tal vez por ser uno de ellos,
no tanga valor mi alegato.
Tómalo entonces como súplica o ruego.
Mirálos toparse unos con otros,
intentar llamar torpemente tu atención ,
alejarse confundidos en la bruma.
Simplemente no quieras parecérteles...
no le des lo que esperan,
dales...
lo mejor
de lo que aún puedas darles.



El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

miércoles, 17 de junio de 2009

Estuario



Función invernal,
debo parece un alfiler olvidado aquí
desde el cielo.
Tal vez el mundo no sea pequeño,
pienso
en el inmenso escenario de la arena.

Parece un legislador
el cangrejo en su lentitud aparatosa
cumpliendo su itinerario con lateral burocracia.
Se va prendiendo, como aquel, con sus pinzas de lo que tiene a mano
sólo que él no sabe esconder,
ni acumular.
A la boca se lo lleva.
Come hasta saciarse,
y luego ya no más.

Un ave pequeña, muerta de sueño y frío
con el pico hundido en las plumas me vigila.
No me saca los ojos de encima
mientras agarro una piedra,
y la tiro al ras del agua para que rebote en su camino.

Sigo caminando,
mis dedos se mancharon de playa.
Las uñas son almejas que se me han subido a las manos.
El viento descansa un instante su fuerza bruta,
la garza abre los brazos,
da un pequeño salto en la ribera amarga.

No se anima a cantar,
se queda como yo mirando el río hacia su desembocadura.
tal vez ella tampoco sabe,
que hay más allá de esta tierra,
ni de estos días
que migran sin rumbo en bandada.

El Poeta del Asfalto (Avellaneda, octubre 2008)

sábado, 13 de junio de 2009

Después andás con la tos...



Si todavía no se avivó, apriete el triangulito acostado (lease play), pueda que tenga que presionarlo una, dos y hasta tres veces si es que el Sr. Goear piensa que ud. se portó mal



Ir tomando constancia en esto de la poesía,
supongo,
debe se como jugar a golf.
Al principio de suerte harás un par de hoyos en uno,
más luego,
de incorporar la técnica,
informarte
y pensarla tanto,
se te hace de noche y no embocas la pelotita.

Odio a Cortázar, Borges,
Neruda, Vinicius de Moraes,
y la lista sigue.

Perder tiempo escribiendo en vez de arreglar el calefón,
che...
despertarse con cuatro grados ocho
y tener que ducharse con agua "on the rocks".

Perra realidad,
perra suerte que ya está empezando de nuevo a ladrarme.
La televisión y la mugre son lo único constante,
ella, hasta dice que olvidó mi nombre.
Yo, por las dudas, tengo en un cajón el certificado
de dice que he nacido desnudo y varón,
como tantos.
Ah... y que me llaman Luis,
ellos me dicen así,
yo digo que soy: el que canta,
el que sigue cantando
intentando tapar el televisor de la habitación de al lado
diciendo a cada instante la temperatura.
El rugido de los bondis,
el recuerdo de los poemas que cada vez me salen más malos
y la espada de Damocles
¡de que me tengo que ir al laburo!

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, junio de 2009)

viernes, 12 de junio de 2009

Pendiendo de cabeza

Pendiendo de cabeza
Rebotando en las paredes
Buscando sin memoria
llegan los sonidos citadinos confundiendo.
La piel bajo tu mejilla
se está volviendo tentadora,
pero un silbido me confunde
y comienzo a dar tumbos.

La melancolía envía su eco,
vamos ciegos, volando no tan alto.
Inmunes,
como un vampiro cargado de rabia.
deseosos de, como todos, ser alguien
sin querer herir,
intentando entibiarnos,
sin saber bien como.

Siento que se está dando en cada esquina
Un simple negocio del que no formo parte.
Y yo,
buscando siempre en campanarios
lejos de la luz
pendiendo de cabeza
esa cosa transparente que me aturda por la mañana
por la tarde,
por lo que quede
de este rumbo extraviado.

Ni ganacias, ni quebrantos
sombra acogedora,
Sol asesino.
Bocinas llegan de lejos,
Comunes los días todos, tendrás,
sordos,
como la tos, o un adoquín.
mudos,
como la boca de una criolla
que imita tu cintura algo lejos.

En todo caso,
has que sea dulce la caida,
ensaya tu mejor sonrisa
y entrégate a lo grave de esta atracción.
en todo caso ponele la ausencia notas,
renglones, frases,
pero no digas adiós,
el tiempo por vos dirá cuando.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, mayo 2009)

Luego de muchos intentos infructuosos y de entender al fin en mi pobre inglés que debía permitir al Sr. Explorador que meta las cookies en donde más le plazca, retorno sin gloria y con canciones ajenas para amenizar luego de torturarlos con mis lecturas de los poemas.
El primero es un poco rocanrolero en castellano.


el segundo un poco psicodélico en inglés


y el tecero en portugués de esos como para mover el piecito


a... y un cuarto instrumental para los que no les viene nada bien.
Pueden largarse al bailecito, que no rompan nada, que Ash se fumó toda la plata.



pero ojo que en cualquier esquina reaparece El Poeta del Asfalto y sus poemas de la colección "Como asiento de bicicleta" (Fueron hechos para el culo)

domingo, 7 de junio de 2009

Manos calladas



Viento noroeste:
vuelo de avispas
que se cuela entre el cemento.
Treinta y ocho grados cinco décimos
anuncia la radio.

Las manos del taller sin embargo no descansan
el techo de zinc irradia
algo parecido al Sol,
el hombre trabaja como siempre.
Sonríe entre sudores
no espera piedad del cielo.
El hombre,
más allá de color y creencia.
El de ayer,
nosotros.
El que vuelve a renacer en el hoy.
El que morirá mañana sin tener casi nada.
Bajo todo cielo,
surcado de sudores
en silencio clama.

Hermana, hermano,
yo sé que a tu humildad,
no le gusta que te nombre
Entonces diré tan sólo,0
que han pasado ya
muchos veranos de ignorancia y olvidos.

Devuélvannos nuestras vidas a nosotros.

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, enero 2008)

jueves, 4 de junio de 2009

Victoria (es no transformarte en tu adversario)



(Miro las injusticias,
el castigo a la bondad que brota de nuestra misma mano,
la mentira repetida...
me muerdo los labios y repito:
"Victoria es no transformarte en lo que odiabas...")

Madrugada cargada,
la ciudad y su tester de violencia buscando con afán el otro polo.

Hay gente que pareciera brillar.
El común,
tenemos una pierna más larga que la otra,
un hombro más abajo,
o...los dientes amarillos.
O sino un ojo que se entrecierra cuando nos enojamos...
mayormente terribles problemas
con la comunicación y el idioma...

que se yo...
tal vez sea posible alcanzar un fin como el de una película,
pero las más de las veces pienso que eso es perder el tiempo.

Yo,
a veces también, o más bien mucho
me encuentro atravesado por esa concepción heróica de las cosas:
lograr lo definitorio,
lo perfecto,
lo decisivo,
olvidando que interactuamos con otras voluntades,
otras gentes en nuestra misma huella.

Y a veces uno piensa, o ve,
que no son del todo como uno soño que serían a esta altura las cosas.
Pero ¿qué podemos hacer?.
¿qué más queremos hacer salvo no rendirnos?
Tal vez, simplemente ya no podamos hacer algo mejor a lo que hicimos.
Pero eso no debiera desanimarnos,
porque lo que vale,
según yo creo,
es seguir intentando.


El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, mayo de 2009)

martes, 2 de junio de 2009

Panoramas



Pasó el domingo...
¿o se fué?...

A nadie se la ha ocurrido poner música
mientras desarman los puestos de la feria.
Golpean los hierros al caer en la pila
Golpean a los del resto del montón.
Golpean
y
golpean.

No sé porque volví a los "porqueses" hoy...
a esperar ver llover,
a las frases largas...
A no decirte que sin vos, la hoja de lo bello
se me va poniendo amarilla
sin remedio...

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, mayo de 2009)

domingo, 31 de mayo de 2009

Dejá, quedate el vuelto




billete de olvido,
color que no vale nada
déjalo ahí,
por las calles de la ciudad
sobre el cemento mudo
que el viento se encargue ya de él
u otro lo levante como bandera
vos seguí como venías
que no te aturda tanto grito
que vamos uno a uno,

andá a buscar la pelota al fondo de la red, pibe.
limpiate la escupida en la cara que te cae de la tribuna y tirala
para que saquemos otra vez del medio.
no te saqués todavía la remera
que aún en canchas sin garantías
para los que quieren en serio jugar
el partido siempre sigue

El Poeta del Asfalto (Buenos Aires, marzo 2008)