domingo, 1 de junio de 2008

madrugada de un sábado

hace poco
me preguntaron que si estaba enfadado con la vida
mi vida, en realidad,
¿cómo no iba a estarlo?
¿cómo no pueden estarlo los demás?

es una pelea que continuamente pierdo,
me levanto y encajo
lanzo algún golpe afortunado
alguna cuchillada certera

con la esperanza
(sí, eso he dicho)
de hacer mella en esta guerra
de electricidad estática,
eras que se inundan
ratas comedoras de dinero
palabras y más palabras
millones y millones de versos
que nacen muertos
comiendo en las manos del amo.

y las dudas,
las putas dudas
pesadas
como toneladas de culpa y responsabilidad
guiando los pasos
hacia el desfiladero
como un ejercito condenado.

quién no tendría miedo
solo basta con mirar alrededor
un sábado por la noche,
en cualquier bar de la zona
a los ojos vacíos de la gente
bebiendo sin tan siquiera buscar placer
observando un monitor con imagenes,
sin hablar entre ellos

monotona pasión
y algunos solo tienen 20 años,
pero ya están heridos de muerte.

eso es una pelea perdida,
y decido marcharme a casa
a beber solo,
sin ninguna mujer,
y a nadie parece importarle
y a mi, menos que a nadie.

sobre las dos
enciendo un cigarrillo
mientras bajo la avenida
hacía mis nueve metros cuadrados,
inhalo profundamente
apuro en mi boca el escaso sabor que me queda
y no hay nadie en todo el recorrido,
está lloviendo,
una noche ideal para perderse,
pero ellos no lo ven.

monotona pasión
que no busca nada ,
y algunos solo tienen 20 años

pero ya están heridos de muerte.



john ash, madrid 1 de junio del 2008

2 comentarios:

Chusku dijo...

Nos han hecho creer que salíamos al cuadrilátero a comernos al rival en una vuelta.
Pero la pelea se hace larga, y no nos enseyañaron a esquivar ls golpes.
En mi opinión, hay que evitar seguir diezmando los lazos comunitarios, los espacios comunes.
El individualismo es un buen negocio.
El árbitro está persuadido de dejar que nos peguen debajo del cinturón.
Cada uno aguanta como puede.
No te enojes con la gente.
Algunos, simplemente, ya no tenemos mejilla sana que poner.
A otros ni les han avisado que sonó la campana.

Saludos, muy buen ojo y pluma para plasmarlo.
Luis

Lázaro Suárez dijo...

que te voy a decir yo que no sepas... pero tienes razón. hay muchos con 20 que están "heridos de muerte"

echaba de menos leerte