sábado, 29 de noviembre de 2008

la calma incandescente

incandescente frente a la pared sin fotografias
envuelto en humo y un dibujo de el angel muerto
una mala pelicula de fondo
con animadoras salidas y héroes y la muerte riéndose
mi barco sobre una rubia líquida, espesa, vengativa,
cuadernos, libros, cartulinas negras, bolígrafos

una gata loca frotándome la cabeza
como recompensa por tener los deberes hechos.

simplezas de mi vida antinatural
que diría dorothy.

sin besar las nubes que arañaron mi espalda,
sin recurrir a miércoles,
sin recordar demasiado a nadie en particular.

la bruja diría algo coherente,
mi bruja me diría que me centre de una puta vez,
algunos que no los traicione

y en general nadie diría nada exacto.
vagarían como vago yo y como vagaran ellos.
quien sabe los porcentajes, las estadísticas o las mentiras
de esto que nos rodea.

quién sabe nada en realidad.

tal vez la calma,
la inmensa calma que buscamos
no se halle en ningun mapa

o solo sea esto,
H durmiendo, roncando,
lola intentando colarse en mi regazo
una mala película
y algo de poesía en los dedos.

tampoco esta mal,
he tenido rachas peores.

1 comentario:

David E. Alvarado dijo...

son rachas, eso rachas, pero pasan.

mil saludos.