miércoles, 5 de noviembre de 2008

Demasiados días...

Sucede a menudo,
demasiados días pasa:
Ovillo enredado
Del que tiramos
Enredándolo aún más
Sin poder desentrañar el nudo.

Si no te importa, decí : ¡no!
Que hace más daño que el acero el cinismo
Otra tarde,
Un día más,
Después de una noche de tantas
Naturalmente,
De ninguna manera,
Todo lo contrario,
Nunca se define nada,
En esta media luz,
Todos los gatos parecen pardos
aunque no son.

Se va acabando el mazo,
Nadie muestra su juego
Nadie se la juega
Demasiados días,
Tantos esperan un comodín que les salve el año.
Tanta expectación,
¿y?.
Camino empedrado a buenas intenciones,
donde nunca pasa nada.

El Poeta del Asfalto, Buenos Aires, septiembre de 2008

1 comentario:

David E. Alvarado dijo...

demasiados días...

...nunca pasa nada.

entiendo lo que dices.